LA RANITA QUE NO SABIA QUE ESTABA COCINANDOSE

Imagínate una cacerola llena de agua fría en la cual nada tranquilamente una pequeña ranita.
Un pequeño fuego se enciende bajo la cacerola, y el agua se calienta lentamente.
El agua, despacio despacio, se va poniendo tibia y la ranita encuentra esto mas bien agradable, y continua nadando.
La temperatura del agua sigue subiendo, muy lentamente.
Ahora el agua [...]